Centre Sukha

Última actualización: 2 enero, 2024 - 07:54 pm

La claustrofobia infantil, un complicado miedo a espacios cerrados, se presenta como una experiencia desafiante no solo para los niños que la enfrentan, sino también para sus padres.

claustrofobia infantil

Causas y Desarrollo de la Claustrofobia Infantil

La claustrofobia en niños no es algo de un solo factor. Se forma a raíz de diferentes situaciones, como vivir momentos agobiantes o tener una predisposición genética. Es decir, si se combinan esas situaciones difíciles y ese «miedo de familia» pueden acabar formando el miedo a espacios cerrados.

Al mirar de cerca, nos damos cuenta de que no solo es lo que les pasa a los más pequeños, sino también cómo reaccionan los adultos y cómo controlan esas situaciones difíciles. Todo eso factores juntos contribuyen a que se desarrolle este mido en la mente de los niños. Entender cómo se juntan estas cosas ayuda a encontrar maneras de ayudar a los pequeños a superar este miedo.

Signos y Síntomas

Detalla los signos comunes de claustrofobia en niños, que van más allá del mero temor a los espacios cerrados. Incluye cambios de comportamiento, reacciones físicas y cómo los padres pueden identificar estos síntomas.

Los síntomas comunes de la claustrofobia en niños, no solamente se centran en el miedo a los espacios cerrados, también pueden mostrar cambios en el comportamiento, o tener reacciones físicas como sudoración o palidez. Estos cambios y reacciones, pueden servir como pistas para que los padres puedan identificar que su hijo padece de claustrofobia y poder ofrecerles el apoyo y ayuda necesaria.

Los cambios de comportamiento más significativos que pueden manifestar y que nos pueden ayudar a detectar el problema son:

  1. Evitar Situaciones Cerradas: Si el niño constantemente esquiva lugares cerrados, como ascensores o habitaciones pequeñas, podría ser uno de los signos.
  2. Ansiedad o Irritabilidad: Observar si muestra nerviosismo extremo o irritabilidad al enfrentarse a la posibilidad de estar en espacios limitados.
  3. Reacciones Físicas: Presta atención a señales físicas como sudoración excesiva, palidez o temblores, ya que estas pueden indicar ansiedad claustrofóbica.
  4. Expresión Verbal del Miedo: Si el niño verbaliza su miedo a espacios cerrados, expresando frases como «no quiero estar aquí» o «me siento atrapado», es una señal clara.
  5. Cambios en la Respiración: Notar si experimenta dificultades respiratorias, respiración rápida o suspiros frecuentes cuando se enfrenta a situaciones claustrofóbicas.

Estrategias de Afrontamiento

Para enfrentar la claustrofobia infantil es necesario un enfoque cuidadoso. Algunos consejos para ayudar a los niños son:

  1. Exposición Gradual: Hay que empezar con entornos menos desafiantes, como habitaciones amplias, e ir avanzando progresivamente hacia espacios más cerrados. Este método gradual permite que el niño se acostumbre a la sensación sin sentirse agobiado.
  2. Diálogo Abierto: Iniciar conversaciones regulares sobre cómo se sienten en diferentes situaciones. Hay que establecer un espacio seguro donde puedan expresar sus miedos y preocupaciones sin ser juzgados.
  3. Validación de Emociones: Reconocer y validar las emociones del niño. Validar no significa necesariamente estar de acuerdo, sino mostrar comprensión y aceptación de lo que sienten. Esta validación fomenta la confianza y la apertura en la comunicación.
  4. Ambiente de Apoyo: Crea un entorno que respalde el proceso. Celebra cada pequeño avance y evita presionar demasiado rápido. El apoyo constante y positivo refuerza la idea de que enfrentar el miedo es un logro importante.
  5. Celebración de Progresos: Reconocer y celebrar cada logro, por pequeño que sea. Este refuerzo positivo ayuda a construir una actitud positiva hacia los espacios cerrados, fortaleciendo la confianza del niño en su capacidad para superar la claustrofobia.

Al realizar estos consejos de forma integral, los padres pueden dar un apoyo efectivo y empático para ayudar a sus hijos a enfrentar y superar la claustrofobia de forma gradual y constructiva.

Importancia de la Intervención Temprana

Es importante resaltar la relevancia de abordar la claustrofobia en la infancia desde las primeras etapas de desarrollo. En este contexto, detectar pronto los signos y síntomas de la claustrofobia adquiere un papel fundamental. Al intervenir de manera precoz, se establece la posibilidad de prevenir potenciales complicaciones a largo plazo que podrían derivar de la persistencia no tratada de este miedo. Además, esta intervención no solo se centra en mitigar los síntomas evidentes, sino que también busca comprender a fondo las raíces subyacentes de la claustrofobia infantil.

También contribuye a la formación de patrones emocionales positivos a lo largo del tiempo. Esto no solo tendrá impacto en la calidad de vida del niño en el presente, sino que también establece las condiciones para un bienestar emocional sostenible en el futuro.

Preguntas frecuentes

Evitar los espacios cerrados puede limitar las interacciones sociales y experiencias comunes. Al entender este impacto, podemos diseñar estrategias que fomenten la inclusión y el apoyo emocional, ayudando así al bienestar general de los niños claustrofóbicos.

La limitación de experiencias sensoriales reales podría afectar su adaptabilidad a entornos cerrados, destacando la necesidad de equilibrar la interacción digital y las vivencias físicas.

Mentalidad emprendedora ¿Qué es?

En Centre Sukha exploramos lo desconocido y te ayudamos a superar los problemas con éxito aprendiendo de todo el proceso mental.

ISSN: 2938-1541

Psicóloga Esther Boada Martos

Esther Boada Martos

ISNI 0000 0005 0960 8001 | CEO at Centre Sukha | Más sobre mí

Fundadora y directora de Centre Sukha con Núm. Colegiada: 24465.

Durante su carrera profesional se ha enfocado en trabajar con diferentes problemáticas como trastornos de ansiedad, trastornos alimentarios, TDAH, bullying, problemas de conducta, traumas, problemas de autoestima etc.​ Especialidades: Psicóloga General Sanitaria · Terapeuta EMDR · Especialista en Trastornos Alimentarios y Obesidad · Especialista en TDAH (infanto-juvenil y Adultos).